Sinceramente cuando la gente me animaba a escribir el blog o incluso me propusieron escribir mi biografía, yo sólo alcanzaba a responder incrédula y cabizbaja de asombro ¿A quién le va a interesar leer la lucha que una enferma esté sufriendo por sobrevivir? ¿Eso no es del agrado de lectura de nadie? La gente preferirá leer cosas que animen y motiven su mente y yo ahora no puedo ofrecerle eso a nadie. Sólo puedo contar relatos de mi último año y medio de lucha, y son a cuál más duro y desgarrador. Es posible que con el tiempo recupere aquellos recuerdos que por el momento siguen aparcados como “spams” en mi memoria. Momentos de mi vida anterior que ahora provocan tanta nostalgia que prefiero seguir mirando al frente, eso es lo que me genera la energía, pensar nuevos retos sin compararlos con aquellos momentos que ahora recuerdo como de plena felicidad y que en su día eran anécdotas o incluso, ilusa algunas no merecían ni esa consideración, según valores erróneos previos a mis enfermedades (Síndrome Hemolítico Urémico Atípico y Sarcoidosis).

Digamos que me dejé convencer, o que mi afición por la escritura siempre oculta al público, se dejó convencer. La cuestión es que acepté la ayuda de aquellos que se ofrecieron a ponérmelo fácil para que simplemente mis textos fluyeran para quienes quisieran prestarles unos segundos de atención con su lectura.

Con la única idea o propósito de alcanzar a aquellos amigos, ó amigos de mis amigos, ó vecinos y colegas, ó compañeros de la asociación, ó a sus amigos y familiares lejanos de todos ellos, hace justo una semana lancé el blog, con la humildad y la esperanza de que aquellos que lo iban a leer, personas que ya me tienen estima, siguieran de cerca mi recuperación y reflexiones, además de explicar mis pocos conocimientos de éstas enfermedades para intentar darlas a conocer.

Hoy estoy abrumada de ver que el marcador de visitas que han entrado en la web de mercheforte.com supera las 4170 y hay más de 240 personas que ya son seguidoras a través de Merche Forte Blog de facebook.  No es que haya superado mis expectativas, es que ningún objetivo que yo hubiera podido plantear a esta locura jamás habría alcanzado una cifra parecida, ni restándole la consideración de miles a centenas de personas que hayan dedicado un momento a mi historia o cualquier publicación que haya dado a conocer mis enfermedades, habría podido imaginar un alcance tan amplio según mi criterio de inexperta bloguera.

No me queda más que dar las gracias a todos los que habéis leído, compartido, recomendado, comentado o invertido cualquier segundo de vuestro tiempo en ayudarme a darnos a conocer. Si a día de hoy hay más personas que han oído hablar del SHUa (Síndrome Hemolítico Urémico Atípico) y Sarcoidosis gracias a “La Forte Luz de Merche”, así como de sus asociaciones representantes en España como son ASHUA y ANES, yo os aseguro que estoy más que satisfecha de haberme aventurado en este proyecto y os animo a que sigáis compartiéndolo conmigo.

Gracias por esta inauguración de excepción, con tantas muestras de cariño recibidas. Sólo espero no fallar a la gente que ha apostado por esto y confía desde el inicio que tengo las facultades necesarias para este compromiso.